3 Consejos para una madre lactante y su recién nacido ante coronavirus

Para mitigar la propagación del coronavirus COVID-19 es importante implementar ciertas medidas de higiene como el lavado frecuente de manos, no salir de casa, etc. especialmente en aquellos grupos de la población más vulnerables como adultos mayores, personas con enfermedades crónico-degenerativas y menores de edad.

En este sentido ¿qué se puede hacer para proteger a la madre lactante y a los bebés recién nacidos? Acá les dejamos algunos consejos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para evitar posibles contagios.

  • Aislamiento

Cuando hay un bebé en casa es normal que familia y amigos quieran visitar al nuevo integrante para conocerlo, sin embargo en esta época de emergencia sanitaria esto no es para nada recomendable.

De acuerdo con la doctora Diana María González Pérez, jefa del Área de Atención Perinatal en la Coordinación de Segundo Nivel, es muy importante que el recién nacido y la madre no reciban visitas en casa para evitar que alguien lleve el virus y pueda transmitirlo.

De todos modos, durante el primer mes de vida no es conveniente sacar al bebé de su casa.

  • Fortalecer las medidas de higiene

Entre menos el bebé esté expuesto con otras personas disminuye el riesgo de infección. Por lo tanto hay que evitar besarlos en la cara, manos y boca.

En este mismo sentido, la especialista del IMSS sugiere que en cada cambio de pañal, se realice un aseo general al recién nacido con una toallita y únicamente agua tibia -el jabón puede lesionar la piel-. Es importante poner especial énfasis en la cara y las manos.

  • ¿Y si la madre resulta positiva a coronavirus COVID-19?

En este caso, la doctora González Pérez explica que los médicos especialistas deben practicarle también una prueba al pequeño y la evaluación médica será en función a que tenga o no datos clínicos de la enfermedad.

Si la madre lactante presenta alguna infección leve, debe quedarse en casa y poner especial énfasis en los siguientes cuidados: usar el cabello recogido, lavar las manos frecuentemente, usar protección en nariz u boca para no contaminar al bebé e higienizar los senos para alimentar al recién nacido.

Cuando la madre no pueda hacerse cargo de su hijo o hija, quien lo cuide deberá lavarse las manos con frecuencia, toser y estornudar en el ángulo interno del brazo, no saludar de beso o mano y, sobre todo, no tocarse la cara.

Fuente: sopitas